Cuando el misterio es demasiado impresionante, es imposible desobedecer

El título no es mio. Es del Pequeño Príncipe de Antoine de SaintExupéry

En Semana Santa de 2018, del 25 de marzo al 1 de abril, regreso al desierto del Sahara en el Sur de Marruecos. Antes guiaré una Caravana de una semana por el desierto de Pinacate en México, junto a mi amigo Eduardo Almada.

Hoy me preguntaban. –¿Te vas al desierto en México? ¿ Y ya lo conoces…? Pues no, no conozco el desierto de Pinacate. -¿ y entonces?.

Te cuento: Cuando voy al desierto me pongo en manos, confío en personas nativas, expertas. El desierto es cosa seria y aunque mis caravanas no estan pensadas como una actividad de riesgo, al igual que el mar, hay que tratarlos con respeto.

¿Y entonces tu que haces? insistía mi amiga.

Un día escuché de una mujer sabia, Arawana hayashi, que para vivir plenamente hay que cultivar el contacto con uno mismo, con los demás y con la naturaleza. Y con esa premisa organizo los viajes al desierto: Acompaño a personas a vivir una experiencia única de contacto intenso con la naturaleza. Esta experiencia te pone cara a cara contigo mism@. Y ahí es donde yo te acompaño. Te facilito que ese encuentro sea íntimo, discreto y fértil.

¿ Me acompañas? ¿ Te acompañas?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s