Solo se tiene lo que se comparte

Comparto con vosotros una entrevista realizada a mi maestro del Desierto Simon Rogiers, publicada en 2010 en la Revista Espacio Humano.

PB090150.JPG (1)-1

Caravanas por el Desierto del Sahara
El escritor Honoré de Balzac decía “el desierto es Dios sin los hombres“. La llamada del desierto fue en otro tiempo la llamada de lo divino para aquellos que querían despojarse de sus pasiones terrestres.
El desierto es el espejo del hombre, allí donde ya no puede agarrarse a los demás con el verbo o la mirada, allí dónde se integra en este mundo y recibe su lección.
Solo se tiene lo que se comparte
Cada viaje es una enseñanza de la que se vuelve más rico. Su eficacia no depende de la distancia recorrida, sino del estado anímico de cada cual. Formar parte de una caravana por el Sahara es ante todo dejar la comodidad y despertar a nuestra capacidad de maravillarnos con cada acontecimiento. Esto requiere el doble movimiento interior del compromiso y del soltar.
Una caravana es como un viaje en el tiempo sin el tiempo. Desde el primer vivaque todas nuestras emociones y nuestros sentidos se ven exaltados en la inmensidad de este hotel de 1001 estrellas.OLYMPUS DIGITAL CAMERA
La primero experiencia comienza con la acogida de los bereberes, el ofrecimiento de sus tradicionales tres tés, para la vida, para el amor, para la muerte. Llega la noche, unos se instalarán bajo la jaima (tienda tradicional) y otros al abrigo de las estrellas. En este momento el tiempo se ralentiza y lentamente desaparece, solo nos queda el presente.
Los nómadas, viven el momento, a menudo dicen: el que tiene prisa ya está muerto.
Al cabo de los días solo el presente existe, a merced de los movimientos de la caravana se marcan las pausas, bien baja la sombra de un tamarindo, bien en la cálida humedad de un oasis, o sentados en una duna. Proust decía “el verdadero viaje de descubrimiento no es aquel que busca nuevos paisajes sino aquel que se realiza con nuevos ojos“.
Primeramente hemos de restituir al tiempo todo su valor, tomarnos momentos para la reflexión, para el encuentro con nosotros mismos y con los demás miembros del grupo.
Ante la desnudez de la arena, y el esplendor de la mañana virgen, el viajante tiene a veces el sentimiento de ser el primer hombre, para él, esta marcha parece ser la exploración de una tierra desconocida situada fuera del tiempo y lejos de la historia de las civilizaciones. Este mismo sentimiento impregna a aquellos que tienen la fortuna de descubrir un Sahara lacustre, o hallar una punta de flecha entre las dunas, en el lugar mismo dónde el hombre prehistórico la depositó hace más de 20.000 años.
El desierto no es tan solo rico en rastros de vida, conserva también la memoria de los seres que lo han recorrido, conquistado y explorado. El viento borra cada noche las huellas del día, haciéndonos creer cada mañana en la eterna juventud del mundo.
Los bereberes, denominados Barbarus en latín, y compuestos por un conjunto de etnias autóctonas de África del Norte que en cierto época ocupaban inmensos territorios desde el valle del Nilo hasta el Atlántico y lo totalidad del Sahara. Los bereberes funda-ron grandes reinos antes de ser invadidos por romanos, cristianos, vándalos y Finalmente por los árabes que les trajeron el Islam.
Los perros ladran la caravana pasa ¿Qué perros? En el desierto no se ven, quizá podemos encontrarlos cerca de un pozo o en un oasis. Los nómadas no estarán lejos con sus rebaños de cobras y ovejas.
La caravana se forma con alegría cada mañana tras el desayuno, con las risas joviales de los bereberes y los gritos de los dromedarios que protestan al ser cargados con los alimentos y el material.
Tras dos días de marcha por el impresionante desierto de piedras se llega a las dunas de Chigaga, el desierto de arena no excluye la vida, encontramos una gran diversidad de alfombras vegetales, de árboles que parecen agarrados desde hace siglos en medio de este océano de color rojiza. Desierto de arenas ondulantes corno las olas del mar, dunas que se desplazan sin parar, especie de pirámides que guían en silencio la caravana. La duna más gran-de es denominada Abidlia, desde sus más de 120 metros de altura IMG_2791podemos observar la excepcional puesta de sol que nos ofrece el Sahara. Tan solo queda la palpitación del viento, el calor se retira con el sol.
Es un placer comer pan fresco cada mañana, cocido bajo las estrellas la noche anterior y bajo las cenizas enterradas en la arena según receta milenaria y los alimentos que se conservan frescos durante la travesía gracias al frigorífico bereber, efecto botijo provocado por la humedad de las mantas que cubren las alforjas de los dromedarios. Al anochecer con frecuencia se degusta a menudo lo cálida sopa tradicional harira, seguido por un tajine de verduras. Los dátiles y frutos secos no faltan como acompañamiento en los momentos del té.
Junto al gran protagonista de las caravanas, el desierto, la experiencia no sería completa sin la compañía de su mejor vehículo, los dromedarios.OLYMPUS DIGITAL CAMERA Este animal perfectamente adaptado a las duras condiciones de los desiertos Fue domesticado en Arabia 2.000 años antes de Cristo y más tarde introducido en el Sahara. Este imprescindible animal puede medir entre 1,80 y 2 metros de altura, alcanzar un peso de 600 Kgr. y vivir 50 años. El desgaste de los dientes por el roce de la arena le impide comer, acortando a veces su vida en la mitad.
Nadie sale indiferente de una estancia en el Sahara. Cada persona en búsqueda de crecimiento personal debería servirse del desierto al menos una vez en la vida, las religiones monoteístas tienen su historia ligada al desierto, le deben sus orígenes. Jesús y Mahoma, así como numerosos profetas y místicos encontraron respuestas en estos lugares sagrados. Hoy en día el colmo del mundo materialista que alcanza a la mayor parte de la sociedad occidental, incita a una imagen contraria, la del espíritu representado por el desierto.
Simon Rogiers
Analista de sueños y facilitador en Constelaciones Familiares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s